El Museo del Prado y el uso de dispositivos individuales multimedia

Finalmente he pasado unos días para conocer Madrid, y el viernes día 4 fui a visitar el Museo del Prado por la mañana. Antes de irme, consulté su web para conocer posibles itinerarios de visita, y me decidí por el de tres horas. En la web obtuve información de los cuadros más destacados y me descargué algunas audioguías para usarlas durante mi visita.

Visita al Museo del Prado

Así que me preparé los archivos de audio en mi móvil Nokia N95, y un documento con la localización de los cuadros en mi vieja Palm Zire 31. Empecé mi recorrido por las salas, y con mi dispositivo iba escuchando las audioguías. Hasta que, al cabo de unas dos horas, una empleada del Museo me empezó a seguir… Sin decirme nada… Y después de un buen rato, me paró y me dijo que las normas del Museo del Prado impiden el uso de móviles y PDAs en las salas. Le indiqué que estaba usando estos dispositivos para poder escuchar unas audioguías que me había descargado de su página web.

Pero no hubo manera. Sin más explicación, y mal tono, me indicó que son normas de la sala y que tenía prohibido el uso de mis dispositivos. Como ese motivo no me convencía, y menos sus maneras, me acerqué a un punto de información a dejar constancia de una queja/sugerencia. Allí sí que la chica me atendió correctamente y entendió mi punto de vista.

Porque vamos a ver: ¿Cómo es posible que el Museo del Prado, un museo público, ponga a disposición de los usuarios de su página web unos recursos interactivos y multimedia, y luego dentro del recinto no pueda usar los dispositivos necesarios para su consumo?

En la asignatura de Comunicación del Patrimonio Cultural, que impartió Santos Miguel Mateos, me quedó claro que hay que implicar al usuario en las acciones de conservación del patrimonio. Indicarle qué actitudes y usos del entorno son los más favorables para una experiencia de visita enriquecedora. Aquí no hubo nada de divulgación por parte del personal de control de salas, simplemente un mensaje amenazante.

Le he comentado este incidente a Angie, y se ha quedado muy sorprendida e indignada. Buscando entre las normas para la visita del Museo del Prado, las dos hemos encontrado estos aspectos:

Para conseguir una mayor calidad durante su visita al Museo y respetar en todo momento la conservación y la seguridad de las obras de arte, el Museo del Prado no permite:

  • La realización de fotografías ni filmaciones de video en las salas del Museo.

Y por otra parte:

Por su propio beneficio y el del resto de visitantes procure no utilizar el teléfono móvil y utilizar un tono de voz bajo para contribuir al clima de tranquilidad y reflexión que requiere el disfrute de las obras de arte.

No estaba tomando fotografías ni filmando. No estaba usando mi teléfono móvil para efectuar o recibir llamadas. Lo estaba usando como dispositivo multimedia para conseguir una mejor experiencia en la personalización de mi visita, sin molestar a nadie. Con que hubiera habido una razón lógica y coherente para impedirme el uso de mi móvil, que me hubiera servido para entender el posible “daño” de mi acción para la conservación de las obras, me hubiera dado por satisfecha. Pero no la hubo. Y esto es un problema que los gestores y empleados de recursos patrimoniales deben afrontar para beneficiar a todos.

Publicado por

zonya

Copywriter amante de la comunicación y defensora del briefing digno.

One thought on “El Museo del Prado y el uso de dispositivos individuales multimedia”

Deja un comentario