Decálogo del buen guionista, según David Pastor

“Del papel a la pantalla”. Así se llama el nuevo ciclo del Ateneu Barcelonès centrado en la escritura de guiones. En su primera edición contó con mi amigo, guionista y director de cine David Pastor como invitado, que habló del proceso de la creación de un guión para producciones de cine.

Si bien los dos hemos orientado nuestra carrera hacia la escritura, hemos seguido caminos diferentes. Pero lo cierto es que escuchando su decálogo del buen guionista, encontré muchas similitudes con los procesos y actitudes que adoptamos los copywriters. Seguro que los escritores o los redactores que tengan que exprimir su neurona creativa también serán capaces de identificarse con ellos, o de “adoptarlos” con éxito.

1. Escribe la película que pagarías por ver como espectador.

Si lo que estás haciendo no te satisfaría estando “al otro lado”, no vas a encontrar la motivación suficiente para seguir escribiendo ni hacerlo como tu público se merece.

2. Escribe sobre aquello que sabes…

Sin duda, las experiencias personales son la primera fuente de información y donde “escarbamos” en primer lugar para documentarnos o enfocar un concepto…

3. … pero utiliza la imaginación.

… porque la historia de tu verano adolescente no será nada para nadie si no encuentras buenos elementos para hacerla llegar a todo el mundo.

4. La primera idea que se te ocurra (para una película, para una escena, para un personaje, etc.) seguramente será un tópico. Ve más allá.

Tu primera versión para un copy publicitario, el primer titular para un artículo de actualidad, esa idea genial para hacer un banner display animado… Dale otra vuelta. “Declina” ideas y conceptos y depura todo aquello que se aleje del mensaje que quieres transmitir.

5. Estructura, estructura, estructura… aunque sea para subvertirla.

Personalmente, necesito de la estructura para saber por dónde me puedo mover. Una vez he visualizado “el espacio creativo” que sugiere el briefing y sin perder el objetivo de lo que necesito escribir, esa estructura pasa a un segundo plano para empezar a generar ideas, conceptos, mensajes, etc. Siempre está ahí, pero no me limita.

6. La experiencia de leer un guión tiene que ser lo más parecido posible a la experiencia de ver la película.

 

David comentó el guión de una escena de su película “Los últimos días”, y cómo estaba redactado de manera que se percibían actitudes, entonaciones de voz, miradas, elementos clave, sin hacerlos obvios con acotaciones técnicas.

También explicó varios casos de guionistas estadounidenses que juegan con un lenguaje entre humorístico y atrevido para enganchar en la lectura con indicaciones que apelan a las emociones y vivencias del lector.

7. No des los diálogos por buenos hasta que no los escuches en voz alta.

Ya sean los actores, o un compañero antes de pasar a preproducción de un spot o de una cuña radiofónica. Siempre estamos a tiempo de reescribir y encontrar el tono adecuado para nuestro mensaje.

8. Escribe cada día (o casi). La práctica lo es todo y el primer guión que escribas seguramente será terrible.

Mi primer guión lo fue. El tercero fue para el proyecto final de carrera que hice con David. La verdad es que nunca lo hemos vuelto a leer juntos… [Nota mental: queda pendiente para cuando volvamos a encontrarnos]. 

Mi primer copy para un banner también fue terrible. Y mis primeros mailings eran larguísimos y confusos. La práctica, el aprendizaje constante y contar con buenos compañeros que te ayuden a mejorar son esenciales.

9. Prepárate para el rechazo. Si uno de cada cinco guiones que escribes se llega a realizar, serás muy afortunado. La persistencia es clave…

Habrá textos en los que el primer rechazo vendrá de ti mismo. Después, de compañeros o de superiores directos. Todos duelen, pero el del cliente (o productor, en el caso del audiovisual), es el rechazo que provoca más incomprensión en el escritor… Persistencia, no insistencia, para aprender a exponer y defender ideas, y también para…

10. … pero también la autocrítica. Si diez personas rechazan tu guión, seguro que tiene algún problema.

… marcar distancias y ser crítico con el propio trabajo. David comenta que tiene un grupo de colegas y amigos con los que comparte sus guiones, personas que sabe que le darán opiniones, críticas y recomendaciones que serán válidas para modificar y mejorar, sin censura y sin miedo. Sin miedo. Es importante saber criticar y valorar el trabajo de los demás para que tu entorno se sienta capaz de hacer lo mismo con el tuyo. 

Este post también acepta críticas y comentarios para mejorarlo, por supuesto. Gracias a David por seguir compartiendo su pasión por el cine conmigo, aunque yo me pasara al “bando malo”, ¡jejeje!

Publicado por

zonya

Copywriter amante de la comunicación y defensora del briefing digno.

Deja un comentario