Tertulia del Club de Creativos en la agencia Villarrosàs. Parte II: Howard Roark y la integridad

En la segunda parte de la Tertulia del c de c en la agencia Villarrosàs, invitaron a los asistentes a un debate sobre la integridad en la profesión publicitaria, y lo introdujeron a partir de un invitado especial: Howard Roark, un arquitecto visionario (inspirado en Frank Lloyd Wright), protagonista de “El manantial”, novela de Ayn Rand llevada al cine por King Vidor.

¿Quién es Howard Roark? Es un arquitecto individualista e idealista, que fue expulsado del colegio de arquitectos porque sus diseños no se amoldaban al pensamiento arquitectónico existente. Es alguien capaz de conservar su integridad artística por encima de todo. Incluso de poner en peligro la vida de los demás. Sin ánimo de estropearos el argumento, pero con ganas de presentaros a Roark, podéis ver su alegato final, donde habla del valor del ego y de mantenerse fiel a uno mismo:

Con estas y otras escenas de la película en mente, los asistentes comenzaron a debatir sobre la integración y la integridad. Pero no tanto desde lo ético o moral, sino desde un punto de vista de lo profesional. La integridad se debe tener con uno mismo y también con:

  • El trabajo
  • El cliente
  • Los proveedores
  • El equipo interno de la agencia
  • El sector

¿Sería útil dejar algún día por escrito nuestros principios? ¿Tenemos capacidad para hacerlo? Porque muchas veces respetamos más al cliente que a nuestros propios principios. Por ejemplo, ¿por qué se acepta un trabajo con cualquier tipo de cliente aún sabiendo que no funcionará? Oriol Villar fue más allá al cuestionar a los presentes: ¿Por qué no existe transparencia económica? Y lo que es peor, ¿por qué ni siquiera preocupa? Esta falta de transparencia económica provoca también que se clasifiquen los proyectos y los clientes, y el trabajo que se debe hacer sigua unas normas diferentes según esta clasificación.

Si debemos ser íntegros con nuestro trabajo, ¿por qué priorizamos algunos proyectos? Si queremos cuidar a nuestro equipo interno, ¿por qué en vez de formar a los trainers se les aprieta?

La integridad se pierde con el ego. Como muestra, el gran número de festivales (con premios remunerados o no) que aceptan truchos. Pero el ego también tiene que ver con el negocio: Si a uno le hace falta que los demás le digan lo que hace bien constantemente, es que hay un problema de inseguridad en su trabajo. Podemos llegar entonces a la conclusión de que el problema no es el ego, sino el dinero. ¿El ego se vende muy barato?

En el mundo publicitario, muchos no saben ser Howard Roark, y no saben poner los límites de hasta dónde se puede “tocar” nuestro trabajo.

Publicado por

zonya

Copywriter amante de la comunicación y defensora del briefing digno.

One thought on “Tertulia del Club de Creativos en la agencia Villarrosàs. Parte II: Howard Roark y la integridad”

Deja un comentario